1ª Parte “Camino de Santiago de Gran Canaria”

CRÓNICA

A las 06:00 horas, con un poco de fresco de temperatura ambiente, lo que hacía presagiar un día caluroso, nos encontramos tod@s en la Piscina de Valsequillo a la espera de la Guagua, con ganas de cogerla y tomar rumbo…  bueno, de cogerla y echar una cabezadita por el madrugón.

Una vez pasada revista de asistentes y asistentas, subiendo con moderación y observando a un chofer muy dicharachero y que luego también demostró ser un gran conductor, empezaba una nueva salida del club con el objetivo de poder alcanzar La Cruz de Tejeda.

Este objetivo, tenía a más de una persona sin poder dormir días previos pensando si conseguirían dicha meta al saber de que se trataba de una ruta con un gran desnivel positivo inicial.

Como en otras actividades, se optó por poner un coche de apoyo para animar a los y las marchantes en conseguir su objetivo y solventar cualquier incidencia que se pudiera producir o en caso necesario por alguna disposición, recoger algún senderista, cosa que nunca se produjo, más bien al ver quien había en el interior del vehículo, un par de cojos, que ni juntando los dos se salía uno, lo que daba fuerza para continuar y no subirse al vehículo, y eso que se desconocía que les habían quitado a ambos el carné por falta de puntos…

En los participantes, nos encontrábamos con gente de todas las edades, los cuales detallaremos para que se puedan imaginar al grupo, pero tras llegar a Tunte en la guagua y foto oficial en la Puerta Santa de la Iglesia de Tunte que data de 1687, se tomaba la salida sobre las 07:55 horas, con un poco de demora de la hora inicial prevista, después de vaciar algo de líquido para caminar más ligeros, lo que se notó al ir recortando dicho retraso.

Nada más la salida, veíamos la primera subida, que nos introducía en un pinar por un sendero muy bien acondicionado y empedrado para poder llegar hasta la Cruz Grande.

El tramo inicial se realizó con tranquilidad y con expectativas de lo que nos podíamos encontrar, pero aun, un poco dormidos.

Al llegar a Cruz Grande, ya nos fuimos creyendo, tras esos primeros casi 5 kilómetros, que los otros 5 kilómetros que teníamos que afrontar también de subida, podían ser pan comido, al ir pensando que tendríamos una buena parada en lo alto del camino de La Plata para reponer fuerzas.

Ya empezaba a salir el sol y a sobrar algunas prendas, lo que vino muy bien el vehículo de apoyo para ir soltando lastre e ir abasteciendo con un poco de líquido.

El empedrado del sendero continuaba por la subida de La Plata, donde se imponían las espectaculares vistas a las principales presas de Gran Canaria y culminaba a la zona alta de Gran Canaria, siendo esta ruta la que se utilizaba antiguamente para subir con las bestias y los animales, para conectar las poblaciones de San Bartolome y Santa Lucía de Tirajana, con el resto de municipios y poblaciones principales del norte de la isla.

En la cima, la parada de rigor de unos 20 minutos para comer y reponer fuerzas, donde ya se van descubriendo a los componentes y se van identificando, encontrando un grupo de chicas, Lucía, Irene, Adela y Laura, que daban el toque de juventud y escándalo al grupo, en especial la primera, que con sus cantos y puesta en escena, al principio cayo muy simpáticos y luego…..   bueno que más de uno y una, pensaban que por que no se hacía una actividad de submarinismo para ver si era capaz de cantar bajo el agua.

Y así, se llega a culminar los primeros 10 kilómetros de pura subida, donde entrábamos en una zona de ruta, en las Mesas, de unos sube y baja para poder llegar a la meta, lugar que la pareja Marisa y Jose Luís, se movían como si fueran gallegos en Galicia, ya que habían estado recientemente en esa zona de acampada.

Por otro lado, nos damos cuenta que habían algunas…  sin mencionar para no manchar su glamour y puedan continuar en tele 5, que tenían porteadores….  si….  porteadores para llevarles sus efectos personales y ellas no tener que molestarse ni en sellar la cartilla jacobea, como lo están leyendo e imaginando, sus hombritos y bracitos, se podían estropear…  mientras otras, como Amayra, llevaba una mochila por si no podía volver a casa, que le colgaba un poco más abajo del final de la espalda que le hizo terminar con dolor de cuello, menos mal que Paco, persona experimentada y ducha en esto de las travesías a pié, le dijo como tenía que llevar la mochila bien puesta, dandole un cursillo intensivo de ajuste de tirantes y correas, lo cual le vino genial para terminar sus últimos 5 metros de caminata que le quedaban con la mochila bien puesta, algo es algo.

Por cierto, los porteadores, no daremos sus nombres por respeto a los “serpas”, de aquí un saludo, hacen una labor impresionante (los serpas), aprovechaban para escaquearse de sus parejas y hacer otro tipo de turismo con sus dotes de machos alfa super dotados de fuerza.

Tras pasar el campamento el Garañón, entramos en los últimos cinco kilómetros y subida de adrenalina…  lo conseguiremos…  eso pensaban las chicas Pink (rosa en ingles), por el color de sus camisetas, las cuales se apuntaron medio engañadas por cierta persona anónima y bajo la incertidumbre de si podían conseguir el objetivo…  pues sí ,felicidades, lo consiguieron.

También nos encontramos a otra pareja que se estrenaban con nosotros, Dailo y Haridian, demostrando ella mucha simpatía y forma de ser muy positiva, realizando el recorrido sin ninguna queja, pero pensando si Dailo se quedaría con hambre después del almuerzo, para que no le diera mucho la paliza de tengo hambre… tengo hambre… menos mal que comió el muchacho.

Nuestra compañera Mariló, con su paso corto y firme, marcaba la tónica negra del grupo, pero no por su actitud, sino por la camiseta que llevaba y los pantalones de pateo del club que guarda sin lavar por el aprecio que le tiene, hasta como bien declaró en su entrevista, “hasta que no saque otros pantalones el club, no me los quito…”

Manolo… pues es Manolo, no hay otro presidente como él y sus bolitas, de comer claro, que degustaron todos los presentes, menos los cojos por ir en el coche.

A Lola, la vimos muy callada, pero tenemos que reconocer, que está haciendo muy bien los deberes, si antes que venia a caminar, protestaba hasta cuando iba al baño, en esta ruta ni se le escuchó y si se le vio disfrutar, no hay nada como una buena forma física.

Lugo nos quedaban dos Carmenes por nombrar, o Marí y Carmen, pero si la priemera se puso a protestar antes de salir por que quería una camiseta nueva o no caminaba…  que antojo tenía la niña, la otra lo hacía al terminar, que quería ir en coche con los cojos hasta el restaurante para comer, otro antojo. Pues bien, como buenas personas que somos, a la primera se le dio la camiseta y bien contenta que se puso e hizo la ruta con su camiseta nueva, y a la otra se le bajó en el coche hasta el restaurante, sin apartar la cara de la ventanilla viendo el paisaje con una sonrisa de oreja a oreja 

En el restaurante Perera, nos esperaba una gran mesa puesta, donde nos dieron de beber y comer, que se puedo invitar hasta al chofer de la guagua, menuda comilona, dejamos sin abastecimiento al barrio de Las Lagunetas de San Mateo, muy rico todo y recomendable pasar por ahí a comer, a beber y a salir con un buen queso.

Y así todos y todas, contentos y contentas, terminaron su gran ruta con nivel MEDIO, para las entendidas en niveles que creían que era bajo… y lograron su objetivo de llegar a Cruz de Tejeda..MUCHAS FELICIDADES y no se enfríen que en octubre llega la segunda parte.

 
Por cierto, Ernesto no te preocupes si no te cogieron de representante de 7up en la península, si te dijeron que allí no había, pues sería verdad, no pienses que era para no darte el trabajo, David y todo el club de diablillos/as, te aceptamos como a…..  de compañía. Eres el mejor representante de lo que tu puedas pensar… (menos de 7up).

Familia, nos vemos en Octubre para la segunda parte…

ALGUNAS FOTOS MÁS (para que vean que todo es cierto)