II Convivencias Jóvenes Diablill@s

CRÓNICA

Segunda salida de esta actividad denominada Jóvenes Diablill@s, donde los más atrevidos y atrevidas del club, con la compañía de algunos foráneos, se van introduciendo, con el apoyo de institución y material del club, en las aventuras de acampadas y salidas, dentro del marco de la convivencia, para ir conociendo nuevas fronteras y lugares.

En esta ocasión, la propuesta fue ir a la Isla de La Graciosa, siendo la octava isla del archipiélago Canario, idea suscitada inicialmente en la Asamblea del Club, principalmente por Lucía y secundada por el resto de jóvenes.

Pues así fue, como inicialmente se tomo esta idea y como otras dos diablillas del club, se nombraron ellas mismas, responsables de esta salida, pero al enterarse que se dormía en tiendas de campaña sin ninguna comodidad y no existían centros comerciales, se desquitaron de la actividad, saliendo con el rabo entre las piernas, teniendo que buscar a otras personas para apadrinar a dicho grupo, y como en la primera salida jóvenes diablill@s, tocó a Paco y Miguel, pues a quién toca ahora…????  A PACO Y MIGUEL…., debiendo de inicialmente dinamizar y mover a dicho grupo de muchachas y muchachos.

La primera sorpresa fue, que uno de los más jóvenes y uno de los últimos fichajes del club, que llegó en el mercado de invierno, era quién más interés y preocupación mostraba para que esta actividad saliera al 100% y al gusto de tod@s, tomando iniciativa de como sacar los billetes, traslados hasta el punto de destino, zonas de acampadas, alquiler de bicis, comida en la isla, etc. bajo el asombro de los puretas del viaje.

Y lo normal en estos casos, se crea un grupo de comunicación de WhatsApp, unas pautas, intentando mantenerse al margen los citados anteriormente para que dicho grupo sean los máximos responsables de su viaje, eludiendo así cualquier tipo de responsabilidad en caso de desapariciones, repatriaciones, abandonos, etc. y no tener nada que ver con el servicio de inmigración de la isla de La Graciosa, eso sí…  estos maduritos sí tenían el billete de vuelta, no son listos el Pin y Pon.

Pues tras algunas reuniones, compra de billetes, material y discrepancia en algunas cuestiones, así como la incertidumbre de muchos de estos jóvenes con el tema de la comida para no morirse de hambre, pensando que iban a una isla desierta o al concurso de “supervivientes”, pobrecit@s… tienen tanta falta de salir de casa…  Eso sí, experiencia en baterías de recarga de móviles, como coger wiffi en una isla o montarse en caso necesario una parabólica para poder retransmitirse en directo sus “BOOMERANG”, eran las primeras, ya que los chicos pasaban un poquito más de eso…  si no saben lo que es, pues pregúntenles a ell@s, alucinarán y se les pondrán los ojos como a Pin y Pon con estas cosas.

Diario de viaje. Día 26, aeropuerto. Tod@s de risas, fiestas, alegría y diversión, pero al ver el sombrero mimetizado que se ponía Pin (Miguel) con unas gafas de John Lennon, algun@s pensaban que lo de La Graciosa era una trama de los padres para sacarlos de casa y no solo por tres días, menos mal que Pon (Paco), daba ese toque de tranquilidad, al estilo poli bueno y poli malo.

Nos encontramos con la primera pega, algun@s llegaban con las mochilas que parecían arboles de navidad, con todo colgando y mal sujetado, que la chica de facturación no sabia si facturar a la mochila o al acompañante. Luego control de entrada, el arco estaba echando humo…  al ver a este grupo que parecían que intentaban cruzar la frontera de Mexico con EEUU. Pusieron cara de pena y con tal de que saliéramos tod@s de la isla, nos metieron en la jardinera y pa el avión, antes de que alguno se arrepintiera.

A Lanzarote llegamos,

y con dos chocolatinas,

algunos aterrizaron.

Segundo paso, coger una guagua en destino, y como en la película de “La Ciudad no es para mí” de Paco Martinez Soria (actor español de los de antes), llegamos en busca de lo que nos trasladaría a Órzola para coger el barco, curioso, solo unos pocos, por no decir uno solo, se adentraron en la aventura de preguntar que guagua nos llevaría a nuestro destino…  

Y en guagua llegamos a Órzola y en barco llegamos a La Graciosa y a pata, cada un@ con las suyas, llegamos a la zona de acampada, debiendo de poner un poquito de orden en como coger o llevar el bolso donde iban las tiendas de campaña, que no veas que escaqueados eran algun@s, creo que pensaban que podían coger algún tipo de enfermedad o algo así… por que fuerza y maña tenían, eran capaces de llevar el movil en una mano todo el día sin que se les cayera ni soltarlo, digno de cualquier programa de riesgo y fortaleza.

Luego la aventura, que como se monta esto, que pa que son estos hierros, estas cuerdas, si p´lante, p´trás y ¿¿ quienes fueron los primeros en montar su tienda..???   PIN y PON…  premio, luego algun@s se dieron cuenta que si se ayudaban entre ell@s era más fácil montar las tiendas y se dieron cuenta que tenían que hablar entre ell@s y no whatsAppear, que era más fácil para entenderse en el montaje del campamento.

Y mira, quedó más bonico…  todas las tiendas en círculo con las entradas hacia adentro, para que se pudieran ver las caras al salir y verse con quienes habían venido, dado que las caras enfocaban a las pantallas de sus dispositivos, lo cual poco a poco, pero, poco a poco, se dieron cuenta que el lenguaje corporal también sirve para transmitir alegría, felicidad, enfado, tristeza y un montón de cosas….   lo que hacía que Pin y Pon, estuvieran contentos, por que eso era uno de los principales cometidos de la salida.

Pin y Pon, acamparon a unos 30 metros del grupo, lo que hacía que pasaran más miedo por la noche al verse solos, pero fueron unos valientes.

El resto del grupo, se veía como una piña, de tod@s con tod@s, que si sucedía algo, allí estaban para ayudarse y socorrerse, la prueba la tuvimos cuando cuatro chicas, tuvieron una sorpresa la segunda noche, o un pequeño susto, vamos, una tontería, y tod@s …   tod@s  sali…  tod@s sali…    ALLÍ NO SALIO NADIE, todos se quedaron dentro de sus tiendas, mientras a estas cuatro jóvenes parecía que se las estaban comiendo a las 04 a.m. No había excusa de que no las oyeron, pero lo dejaremos ahí..  más info en el segundo video.

Y como actividades…  mucha playa…  mucho baño…  y una salida donde podían decidir si querían bici o caminar, dividiendo los grupos en los Pinis y los Pones, pasando un día genial.

Dejar constancia que tod@s se gestionaron su comida y víveres, y hasta la fecha, no tenemos constancia de ninguna anomalía estomacal. 

Pasaron más tiempo sin el movil que con el movil…  (cuando estaban dentro del agua).

Y se lo pasaron genial.

Para la vuelta lo mismo, si nos dijeron a la salida de Gran Canaria en facturación que las mochilas debían ir bien sujetas para facturar, pues a no llevarlas, para que se enteran que el grupo era de gente joven, muy bien…  

Los vuelos geniales en avión, los trayectos en barco estupendos navegando y la guagua genial circulando… los padres no sé los quitaron de casa, lo sentimos.

Y que queda por contar, 

aparte del calamar, 

pues presentar a ese grupo ejemplar. 

Por orde de edad:

  • Alvaro, el Indicador, siempre nos señalaba por dónde teníamos que ir, después del susto que nos dio con su lesión del dedo corazón de su mano, pensábamos que se nos quedaba en tierra, pero nos alegró mucho que pudiera venir, que utilizó más las manos que otr@s del grupo. (se baño sin mojarse el dedo los tres días).

  • Miguel, el Director, desde el principio tomó la iniciativa de dirigir al grupo en sus actividades, así como de estudiar los trayectos, horarios, localización del camping, restaurantes (por si se quedaba sin comida) y todo lo necesario por sobrevivir, a ese no se le despista tan fácil.

  • Laura y Adela, las Afroditas, pero por su cuerpo de guerreras, valientes y decididas que aparentan ser, pero un poco miedicas por las noches, pero demostrando recursos y soluciones ante situaciones adversas.

  • Lucía, Relaciones Públicas del Grupo, siempre habladora con los demás, pero tiene que ir aprendiendo a hacerlo con las chicas, dado que con los chicos ya está más que aprobada. (lo dejamos aquí Lucía por si lo leen tus papis).

  • Diego y Noah, los Protectores, o eso pensábamos, ya que estaban siempre pegados como lapas a las diablillas del club, pero la noche de los hechos, no salieron de la tienda en su auxilio… (tranquilos no les diremos que la tienda, por dentro y por fuera más desordenadas, era la vuestra).

  • Claudia, la Política, que si la dejamos un mes más en La Graciosa, si se enteran los lugareños de sus pretensiones de hacer allí un enorme centro comercial con hoteles, centros acuáticos, lugares para enamorados, la echan de allí. (deberías pasar esa firmeza de actuación a tus miedos, futura alcaldesa).

  • Daniela, Redes Sociales, todo lo que hace lo sube a sus redes sociales, la pregunta es ¿ si cuándo va al baño, también lo sube ?, pero dejó buenas imágenes en su Instagram de La Graciosa. (pero del susto no pone nada…).

  • Irene y Ana, las Orquestales, no por ser violinistas, si no, por que todos sus movimientos, los hacen con un ritmo de clave de Fa o de Sol (si es durante el día), que la palabra “estrés” no existe en sus diccionarios, pero si hacen que exista en los demás. (felicidades por el esfuerzo que hicisteis para poder llegar a la actuación el viernes).

  • Paula, la Madre, la mayor del grupo, que no hablaba, pero como todas las madres, con su mirada, se sabía lo que quería, cómo y cuándo, por lo menos vimos que sabe nadar no como su padr…… (tampoco salió al auxilio de sus polluelos la noche de terror).

  • Jorge, el Padre, el mayor del grupo, daba dotes de personalidad y madurez sobre el resto, que imponía tanto que durmió solo en la tienda, pensando en un principio que la utilizaría como puesto de mando y de guardia del campamento, la noche de terror vimos que confundía un poco eso de puesto de guardia, se lo perdonamos. (la próxima vez, en las salidas, debes ser más previsor de víveres, que dejaste hasta las ranas sin agua).

Y terminamos con Pin y Pon. (controladores de los movimientos sísmicos de la isla)

  • Horario diurno. Miguel Ángel, El Kaiser, no hablaba, pero cuando lo hacía, temblaba la isla.

  • Horario nocturno. Paco, El Soñador, no roncaba, pero cuando lo hacía, temblaba la isla.

Y así llegamos hasta Gran Canaria, con más risas que llantos y pensando en la próxima salida…  Que El Hierro se dé una capa de minio (pintura especial para el óxido) para cuando lleguemos si no quiere pasar de bota a calcetín.

Disfruten de los videos y así nos conocen… 

P.D. Solo existía un museo en La Graciosa, Pin y Pon, consiguieron que de los 13 jóvenes, entraran 4, esperamos subir el porcentaje en el próximo viaje.

 

la otra historia…