Jóvenes Diablill@s

 

 

 

 

 

 

 

Primera actividad para los jóvenes del club, que ya dan el salto de Diablill@s al Sol a esta nueva etapa de jóvenes por pasar de los 14 años.

En esta primera ocasión, se tomo la decisión de ir al paraje natural de Güi-Güi, donde se necesitaba el esfuerzo de realizar un pateo con más de 500 metros de desnivel positivo en cinco kilómetros, cargados de mochilas, comida, enseres personales, sacos de dormir, tiendas de campaña, esterillas y un largo etcétera, para introducirse en el mundo de la acampada libre.

Se partía a las 07 de la mañana desde Valsequillo rumbo a Tasartico, donde se iniciaría la ruta, partiendo a las 09 hacía Güi-Güi, cada diablill@ con su mochila y equipamiento personal, iniciando una subida de dos kilómetros antes de que el sol empezara a tomar protagonismo en nuestra ruta.

Tras las paradas de descanso y reponer fuerzas, llegamos a la playa sobre el medio día, con el reto y el beneplácito de los jóvenes de haberlo conseguido sin ninguna incidencia.

Tomamos y acomodamos el campamento, se saltó a la otra playa cuando la marea lo permitió, se realizó un pequeño juego, se descansó, se disfruto de la playa y de unos baños, compartiendo ratos y opiniones.

Llegada la noche, llegó el momento estrella o mejor dicho, estrellado, el cielo se cubrió de un manto inmenso de estrellas que dejaban perplejo a cualquiera, viendo y localizando múltiples de constelaciones, tras encontrar la estrella polar, así como visualizar los planetas de Venus y Marte, compartiendo unas horas nocturnas en gran compañía.

A la mañana siguiente, llegó el momento triste, el que nadie quería que llegara, se tenía que recoger y empezar la vuelta, pero antes, se disfruto del último baño y de los últimos ratos de playa y compañía de los gatos, que desde el primer día nos acompañaron, especialmente en las horas de las comidas.

Al final, nos tocó empezar la vuelta con un sol fuerte, pero con una pequeña brisa de aire, hacía que se pudiera soportar. Cada cual con su mochila, partíamos a tomar la cima que distanciaba unos 3 kilómetros de la playa, para poder llegar a los coches.

Con ritmo despacio y constante, se llegó a los vehículos y se volvió a Valsequillo, deseando retornar a este destino, pero con una nueva aventura…  Regresar en kayac, llegando por mar y no por tierra como en esta ocasión… serán los jóvenes diablill@s capaces de este nuevo reto… lo vemos muy pronto.

Hasta la próxima…. !!!

FOTOS