Salida a la Isla de La Palma

 

CRONICA:

Pues nos lanzamos a la isla bonita, un día 26 de octubre de 2019, con la incertidumbre de que tiempo nos íbamos a encontrar, dado que durante toda la semana veíamos tiempos cambiantes, desde días soleados hasta las peores tempestades, que hacían que el grupo de comunicación que se había preparado para esta actividad, mostrara diversidad de información.

Y si bien estaba cerrada la salida desde el mes de junio, nos encontramos con la sorpresa de que se descolgaba la pareja de Carmen y Juan los días previos, cosa que nos apenó y nos dejó con las ganas de compartir unas risas con ellos, las cuales las repartimos en parte proporcional con el resto del grupo.

Así, los dieciséis restantes diablillos/as, nos vimos a la hora fijada (06:20 a.m.) en el aeropuerto para empezar a facturar y coger las tarjetas de embarque, con nuestros DNIs, bueno…  alguna quiso poner ya el suspense desde primera hora, y se lo dejó en casa, cosa que se solucionó, pero desconociendo si lo hacía por no venir con el grupo o por no aguantar a su compañero de viaje.

Pues mochilas facturadas, unas más cargadas que otras por si no volvíamos como suele ser de costumbre, pero que algún día aprenderemos a prepararlas y llevar el menor peso posible, o haremos un cursillo de “cómo hacer una mochila y no morir transportándola”.

Y para emociones, la que nos tenía preparada el piloto de Binter, más simpático, un fiera, una gracia que nos hizo…  empezó avión pa arriba, avión pa abajo, gente vomitando, otros en estado pánico, pero que ocasionó, que al tomar tierra todos bajáramos super rápidos del avión, no sea que volviera a despegar…

Y que nos encontramos… pues lluvia, mucha lluvia que nos aclaraba lo visto en los días previos, lluvia y viento, pero si en la capital de la isla era fuerte, la sorpresa, que mientras nos trasladábamos en la guagua hasta el punto de salida, del Grupo 1844, que ya va siendo nuestra empresa habitual en nuestros desplazamientos por las islas, veíamos como el tiempo cambiaba según la zona y nos daba esperanzas de coger buen tiempo.

Llegados al Pico de La Cruz, tras quitar algunas piedras por desprendimientos de la carretera para que continuara la guagua, foto oficial, abrigo para tod@s, menos para Paco en su parte inferior y Benigno en su parte superior, nos fuimos abriendo paso por un camino técnico de bajada, en un principio sin lluvia pero resbaladizo al estar mojado, y con el acompañamiento inicial de una gran niebla, que poco a poco, el viento la iba desplazando y nos permitía entre ver, las magníficas vistas de la costa, pero llegando en un momento puntual una fuerte lluvia y rápida, nos obligó a coger chubasqueros, cubrir las mochilas y otros a ponerse unas bolsas de basura, que parecíamos la familia monster al completo, permitiendo a los más jóvenes de la caminata, poner unos pequeños motes de referencia por lo que parecíamos.

A mitad de camino, parada para reponer fuerzas, en donde existían unos pinos peculiares y zona muy frondosa, dando Benigno unos consejos de supervivencia, “cómo comer bocadillos de embutido sin embutido”.

Continuando la ruta, se pasa por unos lugares muy bonitos y con muy buenas vistas, donde dejando la lluvia atrás, permitió salir de nuestros caparazones de plástico y chubasqueros para vernos las caras y poder tener algo de tertulia durante la ruta, pero dejando claro que nada de hablar de política.

También se aprendió en la bajada, que la medicación se toma cuando corresponde, no cuando se tienen antojos como el que tuvo Amayra, así como que bajando Candy al final del grupo, los que van delante pueden escuchar los pájaros. Y todo con resbalones, culazos, clases de idiomas, y multitud de risas.

La llegada al Camping de La Laguna de Barlovento a la hora indicada, reparto de las cabañas y reunión para comer, donde, si teníamos conocimiento de que existía un restaurante en el camping, ahora nos enteramos que se come barato y muy bien, entendiendo el motivo de no llevar los embutidos Milagros para no llevar peso.

Tras un pequeño paseo por el camping, una nueva lluvia fugaz nos visita y tras un poco de descanso, nos decidimos a bajar unos cuantos a Barlovento, donde según Milagros empezaba no sé qué y a no sé qué hora, pero creo que llegamos tarde.

En Barlovento se pudo comprar algo de embutido y alguna cosa más, y como no puede faltar, unos chirros, pero estos sí que eran chirros, por que de churros tenían poco, pudiendo probarlos algunos como Manolo, en su mejor versión, mojados en vino.

Al oscurecer y para bajar esos “chirros”, subimos caminando hasta el camping, para después de ponernos nuestras mejores galas, ir a cenar al restaurante, donde nos atendieron de maravilla y manteniendo una buena tertulia, sin política.

Tras descansar, a las 05:30 horas del domingo, nos da el toque de diana y a las 06:30 ya desayunados, empezamos la segunda ruta, camino con menos desnivel pero más largo.

El tiempo fue espectacular durante todo el recorrido, teniendo la primera pega a unos dos kilómetros de ruta, donde un desprendimiento no permitía continuar con el sendero, lo que obligó a sacar la experiencia de abrir senderos y adecuar caminos para carreras como La Noche Mágica, y manos a la obra, se consigue acondicionar el tramo y adecuar el paso, pudiendo continuar con la ruta.

El recorrido pasa también por una pista ancha y cómoda, por lugares muy hermosos y verdes, observando unos helechos que según Marisa, se podía sacar un buen vestido de ellos y según alguna del grupo, eran los que utilizaban Adan y Eva en el paraíso, yo no lo sé, por que soy más joven y no estaba.

Llegados al mirador del Topo de las Barrandas, descanso, tentempié y la alternativa prevista de bajar hasta el centro de interpretación de Los Tilos, o continuar por el sendero hasta Los Sauces, lugar de finalización. Así nos dividimos, quedando Jose Luís a cargo del grupo que continuaría con la ruta y Miguel para bajar a ver la cascada de Los Tilos, donde nos acompañaría la joven Zeneida que bajó con prisas para ver dicha cascada, pensando que cerrarían el grifo y donde Ernesto pensó que era mejor esconder las mochilas para bajar sin peso, dado que regresaríamos por la misma ruta, lo cual nos dejó perplejos, (el bajar sin mochilas y el que Ernesto tuviera esa brillante idea, alguno comentó que envejecieron dos años sus neuronas, pero la verdad es que fuimos más ligeros), demostrando también Zeneida, de lo que es capaz, así como se comprometió para cuando fuéramos más mayores, (más viejos de lo que somos) el traernos a dicho lugar… prometido queda.

En ese Centro, Ernesto entabló conversación y conoció a una compañera de partido, pero como no se habló de política, no sé de qué hablaron.

Se continuó con la bajada, disfrutando del entorno natural que brinda La Palma, para llegar a nuestro destino, así como que si quieres dar un mitin, como no se habla de política, los vecinos salen con un puñado de plátanos para que te calles. Así es como debe de ser.

En la plaza del Ayuntamiento de Los Sauces, nos reagrupamos los dos grupos y tras ver el pequeño mercadillo o puestos, seguimos bajando al restaurante donde teníamos contratada la comida, y que comida, nos dimos un festín que parecía un convite, observando y disfrutando de una camarera, que por más que insistiera Benigno, no rompía su compostura y no daba una palabra más alta que otra, la verdad que el Restaurante Parrilla Asadero Rosan, estuvo a la altura de las expectativas y nos permitió estabilizar el estomago o engordar mas la barriga, según se vea.

Y así, nos recogieron en dicho restaurante, para soltarnos en el aeropuerto y mandarnos de vuelta para Gran Canaria, con un piloto menos simpático que puso el turbo y nos hizo llegar antes de hora, disfrutando menos del vuelo y que según una compañera, llegó al aeropuerto desde Las Palmas, pero sin saber si era por tierra o por aire.

Y como en todas las actividades, en esta se aprendió: “que en época de elecciones, no se habla de política”.

Que Jose Luis hizo los deberes y con nota, trayendo todos los trayectos y mapa de la zona. Gracias.

Que Ernesto será presidente algún día, no sabemos de qué, pero será Presidente.

Que Miguelito caminaba como un niño con mochila nueva.

Zeneida e Isamar nos enseñaron clases de alemán y frances.

Que Milagros nunca nos dijo a qué hora empezaba eso ni lo que íbamos a ver.

Que Benigno conoce hasta las piedras de La Palma, así como que sabe sobrevivir sin embutido.

Que Candy, mucho hablar de no caminar pero terminó como nueva, seguramente por las tres botellas de BAILEYS que se tomó, junto con Amayra, el lunes era otro día.

Que Amayra aprendió que todo medicamento tiene su horario, pero que el BAILEYS NO conoce horarios.

Que a Mary le hace falta un movil, dado que lo que tiene es una camara de fotos que recibe llamadas, gracias por las fotos.

Que Marisa tiene escondidas las maletas para que Isamar no se marche de casa, dado que no tendría con quién hablar.

Que Marilo no sabe como despegarse de Pedro y Pedro no sabe como despegase de Marilo, pero que a la próxima salida, vuelven a apuntarse.

Que Juanfran, aunque lo intenta, cambia de carácter cuando está Mary, todo llegará, paciencia.

Que Manolo, provo los churros con vino, pero pensamos que para dos churros, no es necesario tres botellas de vino. 

Y que a Paco, lo quieren echar de casa, no es normal la mochila que le prepara la mujer.

Y con todo esto nos quedamos, 

que con lluvia, viento, frío, calor o humedad, 

de noche o de día, 

se puede caminar y cantar,

si en buena compañía, estás.

Y sin más,

los diablillos del clumonval,

en otra situación,

se las verán.

Hasta la próxima.

 

INFORMACIÓN DE TRAMOS REALIZADOS

PR LP 08. PICO DE LA CRUZ – LAGUNA DE BARLOVENTO

  • DISTANCIA: 15 km.
  • DIFICULTAD: Media. La longitud y el fuerte desnivel que salva hacen que sea un camino exigente desde el punto de vista físico.
  • DESNIVEL ASCENDENTE ACUMULADO: 0 mt.
  • DESNIVEL DESCENDETE ACUMULADO: 1810 mt.
  • TIEMPO ESTIMADO: 5:15 hrs.
  • ESPACIOS NATURALES PROTEGIDOS: Parque Natural de Las Nieves.
  • TRANSPORTE HASTA EL SENDERO: Por carretera en guagua.
  • RECOMENDACIONES BÁSICAS: Tener en cuenta las precauciones habituales y comunes de cualquier actividad senderista. A riesgo de parecer obvios, se señalan las siguientes:
    • Consultar partes meteorológicos antes de emprender la marcha.
    • No caminar solo.
    • No olvidar elementos tan sencillos como: gorro, crema solar y gafas de sol.
    • Llevar consigo un teléfono móvil con la batería cargada, un mapa y, a poder ser, una brújula. No se usan nunca, pero cuando hacen falta tienen que estar ahí.
    • Equiparse con material específico, sobre todo en los pies: botas de trekking o similares.
  • OBSERVACIONES: El camino es de sentido descendente. No se llega a Barlovento, hacemos entrada en el camping Laguna de Barlovento. No hay agua en toda la ruta. 

Por la tarde, 2,3 km de visita hasta Barlovento.

 

*Segundo recorrido, domingo 27

  • DISTANCIA: 7 km.
  • DIFICULTAD: Media. No hay dificultades significativas.
  • DESNIVEL ASCENDENTE ACUMULADO: 650 mt.
  • DESNIVEL DESCENDETE ACUMULADO: 630 mt.
  • TIEMPO ESTIMADO DE IDA: 2:15 hrs.
  • ESPACIOS NATURALES PROTEGIDOS: Parque Natural de Las Nieves.
  • RECOMENDACIONES BÁSICAS: Mismas que el primer día.
  • OBSERVACIONES: Parada en Los Tilos, para luego retornar de nuevo y continuar por el sendero LP 7, hasta Los Sauces. En caso de ir justos de tiempo, no entraremos al Centro de Visitantes.

— SEGUNDO TRAMO

CENTRO DE VISITANTES – LOS SAUCES

  • DISTANCIA: 6 km.
  • DIFICULTAD: Media. No hay dificultades significativas.
  • DESNIVEL ASCENDENTE ACUMULADO: 328 mt.
  • DESNIVEL DESCENDETE ACUMULADO: 552 mt.
  • TIEMPO ESTIMADO DE IDA: 3:45 hrs.
  • ESPACIOS NATURALES PROTEGIDOS: Parque Natural de Las Nieves.
  • RECOMENDACIONES BÁSICAS: Mismas que el primer día.
  • OBSERVACIONES: Se saldrá de Los Tilos, salvo que por algún contratiempo, no se entrara al Centro de Visitantes, lo que acortaría de la jornada total de 13 km a 9 km.

MAS INFO DEL SEGUNDO TRAMO, PINCHANDO AQUÍ