Salida a la Isla de Madeira

SALIDA A MADIERA

Crónica:

Pues llegó, después de cerca de 6 meses de preparativos, los Diablill@s nos fuimos al “extranjero”, sí, como lo están leyendo, salimos en vuelo internacional rumbo a otro país, aunque alguno sacó el certificado de residente canario pensando que era una broma y no salíamos de España.

 

El destino de nuestra salida era la Isla de Madeira, que si bien no se encontraba muy lejos, pertenecía a nuestros vecinos de Portugal (que es otro país), donde los mas granditos pensaban ver a Cristiano Ronaldo y los más pequeñitos, pensábamos ver a Pinocho, al final, ni uno ni otro, eso sí, escaleras si que vimos, y también subimos, y también bajamos, con la gran característica que no existían dos peldaños iguales, unos más altos, otros más largos, otros inclinados, otros más grandes… eran escaleras abstractas…

Pues con todo eso, todos a la hora prevista en el aeropuerto para facturar los bolsos, la verdad que nadie se pasó con el equipaje, vamos aprendiendo, y con las tarjetas de embarque pasar los controles de acceso a la puerta de embarque tras la foto oficial. Muchos empezábamos a soñar con ese pedazo de vuelo internacional que realizaríamos en algún avión tipo Airbus A380…

Tras bajarnos de la jardinera que nos desplazó hasta la aeronave, observamos el ATR de Binter que sería nuestra nave espacial para el país desconocido, en las caras de alguno se leían los pensamientos de “esto para un vuelo internacional”…

Pues sí, el vuelo de maravilla, nos dieron de comer, celebramos en el avión el día de Canarias y la tripulación muy amable con nosotros.

Tras llegar a Funchal, que es la capital de Madeira, nuestro destino, vimos que la gente hablaba como nuestro compañero del club Alejandro, que no sabes lo que te está diciendo, pero le acabas entendiendo, y eso hizo que se convirtiera en nuestro interprete y enlace con estos paisanos. Gente así son indispensables en los viajes y en el Club.

Cogimos los coches de alquiler y tras despedirnos de Jonathan y Fayna, que querían una escapada romántica de esas que marcan un antes y un después o eso dicen, hay que preguntarles a ellos si regresaron tres, nos fuimos a recoger nuestros dorsales a la localidad de Santana, mientras las Cheerleader que nos acompañaron en este viaje, empezaban a ir viendo lugares de Madeira.

Llegamos a nuestro alojamiento, unas cabañas de pitufos que teníamos reservadas “Las cabañas de Sao Jorge”, un lugar muy recomendable en relación calidad precio, con unas vistas preciosas y muy bien ubicadas, pero ni rastro de esos personajes azules, algunos dicen que vieron a Gargamel, no se por quién lo dirían, y tras el reparto de alojamientos y una cena familiar entre Diablill@s, nos fuimos a descansar para ver qué tal se duerme en Portugal. Que nos les engañen, igual que en España, en una cama.

El vienes, amanecimos con calor y mientras los compañeros Benigno, Manolo y Simón se disponían a competir en el kilómetro vertical, otros fuimos a trotar un poco, que inicialmente era de 20 minutos, donde luego se termino por algo más de una hora, llegando a unas antenas que Marina se subió a lo más alto para coger cobertura o eso decía, mientras las otras chicas que luego les comentaremos, salían en su peculiar ruta aventurera por esta isla.

¿Y qué pasó en el kilómetro vertical?, pues que fuimos a animar a esos tres diablillos y mientras unos animamos a los españoles, nuestro interprete con su acento portugués animaba al resto “la meta esta cerquiña, cerquiña”… les decía.

Resultado, mister Manolo, logró coronar la cima, siendo el segundo de su categoría, Benigno la hizo dando un paseo diciendo que no era tan dura y Simón se estrenaba en esta modalidad, llegando con una sonrisa de oreja a oreja.

Y las animadoras…?, pues de teleférico, de visitas, de compras y realizando el típico descenso en cesta de mimbre en Funchal, donde cada una tenía su cometido, Dunia conductora, Amayra copiloto, Lola guía turística, Kandy relaciones internacionales y Milagros viviendo una segunda juventud, bueno, mas bien una primera juventud, no sabía en manos de quien estaba.

El día fuerte de participación, llegaría el sábado, y fuerte de calor…, donde nos estrenaríamos en el resto de modalidades, siendo la participación en distancia corta: Simón. Distancia media: Marina, Hector, Benigno, Manolo, Paco. Distancia larga: Yaiza, Jose María, Jonathan, Carlos, Kevin, Ernesto y el redactor. Quedando fuera de la convocatoria por lesión, Juanfran y Alejandro, una pena, dado que no se recuperaron a tiempo, nos tocara ir otra vez.

Pues las salidas todas a sus horas, pero faltando un poquito de más animación desde nuestro punto de vista, menos mal que teníamos a nuestras Cheerleader, que dejaron de lado su programa inicial, para animarnos y seguir las carreras, gracias de corazón por ese apoyo y el calor humano que transmitían, por que el otro calor ya se sentía por sí mismo.

Prueba con mucha humedad, que con el calor se hacían aun más dura, tiendo a Simón, que se dio otro paseo y cogió otra chapa para cotizar bien el viaje, una salida igual a dos chapas.

En la media distancia, la diablilla Marina, sigue con su porcentaje de una chapa, una caída, dice que le da más valor el llegar a meta con la ropa sucia, pero siempre sufriendo la misma rodilla, cuídala, y sumando todos los kilómetros de estos seis meses del año, creo que le deberían de dar otro premio grande. Hector se dio cuenta que las distancias y desniveles de allí, son muy distintos a los de la arretranco, pero siendo el primero del grupo en cruzar la linea de meta, si bien un poco descontento con su tiempo… pues todo a su tiempo…

Benigno siguió con su linea de la vertical, seguir paseando, al igual que Paco, que con algunos problemas físicos, se la tomó como se tienen que tomar, disfrutando del lugar, cosa que nuestro mister Manolo, al ver que le dieron una pata de palo por su puesto en la Vertical, quería seguir cosechando trofeos, y terminó tercero de su categoría, cogiendo su segunda pata, le quedan dos, supongo que volverá el año próximo con Juanfran y Alejandro.

Y en a prueba grande, donde decían 55 kilómetros, se convirtieron en 60, algo muy normal en este tipo de pruebas y donde Ernesto no pudo con la presión de tener a su mujer siguiéndole en la carrera, provocándole problemas estomacales, que con la lesión de rodilla, le obligaron a abandonar en el kilómetro 27, otro que tiene que volver.

Jonathan es un caso aparte, solo hay que aplaudirle y que deje de ir llorando luego por las cuerdas de nuestra vertical o cuando lo llevamos de paseo…  eres grande pequeño saltamontes, tienes mucho que transmitir.

Luego Carlos, otro que si tengo dolor de ciática, que veremos a ver, que patatín, patatán, pero se hace una carrera de lujo, quedando tercero en su categoría, si supiera Tere (su mujer) por donde pasó no lo deja más salir de casa.

Por otro lado teníamos a nuestro invitado de viaje Jose María que hizo la prueba junto a Yaiza, que cuando cruzo la meta no hacía otra cosa que decir nombres, “que si Julián, que si Andrés, que si Francisco, que si José..”, luego nos enteramos que estaba haciendo una lista de sus más peores amigos para recomendarle la carrera, que bueno es, mientras Yaiza, en su linea, siguiendo sumando kilómetros en esas piernas, pero molesta por haberle hecho pasar la organización unos 800 metros de río arriba, lo que le obligó a mojarse, al parecer no es mucho de baño, pero llegaron a meta a por su chapa, felicidades a los dos.

Y para terminar, quedaban Kevin y a un menda lerenda, que para el primero era una de sus primeras carreras de verdad, de las que te ponen en su sitio, pero que a él, le daba igual, se ponía su musica y a trotar montaña a bajo, por que lo que era pa arriba, le pesaban hasta las pestañas, pero que gracias a su ímpetu, se vivía una pequeña fábula de la zanahoria y el burro que corría para cogerla, siendo él la zanahoria y el bu….  el lerenda, que cada vez que le daba alcance, antes de darle el bocado, salía por patas, pero no contaba que la los burros se les da bien las subidas y hasta el final, todo es carrera, pero cruzando también los dos la linea de meta, dando igual quien entrara primero, si la zanahoria o el burro, grande Kevin.

Ya el domingo, sirvió para que el amigo Ernesto intentara jugar al billar de los pitufos, pero siempre preguntándose por que se salía la bola cada vez que le daba, mientras tomábamos el último desayuno familiar, recontando las anécdotas de la carrera y de los días previos, mientras otros parecíamos que andábamos tipo chiquicuatre.

Y para cerrar las nominaciones a los Oscar fueron:

Para mejores actores: Manolo, Carlos y Jonathan.

Para mejores actrices: Marina, Yaiza y Milagros.

Para mejor maquillaje y peinado: Ernesto, Simón y Paco. 

Para mejor película habla no inglesa: Alejandro, Juanfran.

Para mejor banda sonora: Kevin y Miguel.

Para mejor corto animado: Kandy y Lola, 

Para mejor dirección: Dunia y Amayra.

Para mejor fotografía: Fayna y Hector.

Para mejor guión adaptado: Jose Mari y Benigno.

NOTA: Tras revisar el VAR, se penaliza con tarjeta amarilla a todos los corredores por haber dejado atrás a la diablilla Marina la noche después de la carrera, cuando decidieron ir a cenar sin avisarla, como si ella no tuviera boca o se mantuviera del aire. Así como se les sanciona durante cuatro entrenos, a invitarla a CHIRROS.

Hasta la próxima.

ALGUNAS FOTOS..